viernes, 31 de julio de 2015

Artículo del Vizconde de Ayala sobre el Solar de Tejada


LA POLÉMICA SOLICITUD DE DECLARACIÓN DE BIEN DE INTERÉS CULTURAL A FAVOR DEL PATRIMONIO HISTÓRICO INMATERIAL DEL SOLAR DE TEJADA: FALSEDADES, MISTIFICACIONES, TERGIVERSACIONES E INEXACTITUDES.

ALFONSO DE CEBALLOS-ESCALERA Y GILA, VIZCONDE DE AYALA
Doctor en Derecho y en Historia, Correspondiente de las Reales Academias de la Historia y de Jurisprudencia y Legislación
            La publicación en los medios de prensa de la noticia de la incoación de ese expediente administrativo para la declaración de Bien de Interés Cultural -de la que se ha hecho eco el Blog de los Doce Linajes-, causó un comentario crítico mío, muy breve, que ha llamado la atención de algunas personas, moviendo su curiosidad y sus anhelos de conocer mejor las razones que me llevaron a hacerlo. Es un deseo razonable, que tengo mucho gusto en satisfacer mediante las líneas que siguen, agradeciendo al Blog de los Doce Linajes su amable predisposición a publicar mis argumentos.
            Vaya por delante, en primer lugar, que yo no voy a debatir sobre la noticia de prensa, sino sobre el expediente administrativo mismo; o, para ser más preciso, sobre el escrito que lo ha causado, y sobre la Resolución que lo incoa, que ha aparecido publicada incluso en el Boletín Oficial del Estado. Es en esos escritos en donde yo he advertido las falsedades, las mistificaciones y las inexactitudes que he denunciado en mi breve comentario.
            Ese expediente, iniciado a principios de ese año 2015, es el que motiva mis consideraciones, enderezadas al Ilustrísimo Señor Director General de Cultura (de la Consejería de Educación, Cultura y Turismo del Gobierno de La Rioja), y al público en general. Alegaciones hechas en mi condición de comunero o copropietario del Solar de Tejada que soy desde mi recibimiento en el mismo allá por el 1980.
En primer lugar, resulta que, siendo del todo punto loable y oportuno el intento de dar la categoría de Bien de Interés Cultural al patrimonio histórico inmaterial de dicha comunidad de bienes privada, porque posee un pasado histórico, documental y monumental muy respetable y digno de protección, en la citada Resolución y escrito del que dimana se han introducido algunas afirmaciones que no son acordes a la legalidad vigente, ni tampoco a la realidad histórica e institucional de dicha comunidad de bienes. Y por el respeto que a la Ley debe toda Administración Pública, como por la obvia conveniencia de no dar lugar a ilegalidades ni a mistificaciones historicistas, carentes de todo sostén documental, parece insoslayable corregir dicho expediente en varios de sus puntos.
En ese sentido, cabe señalar que el Solar de Tejada no es más que una comunidad de bienes, propietaria de una finca rústica en Laguna de Cameros. No es una institución pública, ni una asociación, ni una fundación, ni una sociedad mercantil. Y las comunidades de bienes son entidades sujetas a una legislación que las limita al cumplimiento de sus propios fines -en este caso, la explotación de un negocio agropecuario-, y que no las autoriza a fantasear sobre su pasado, ni a arrogarse circunstancias ni condiciones que en modo alguno posee ni le son propias.
Por eso mismo, la denominación “Señorío del Solar de Tejada y su Junta de caballeros y damas hijosdalgo”, que figura repetidamente desde el preámbulo de la Resolución, párrafo primero, en adelante, es inexacta, ya que los registros públicos correspondientes, y en particular el Catastro y el Registro de la Propiedad -que es el único en el que figura como existente esta comunidad de bienes privada-, no recogen dicha denominación. Por lo tanto, debe corregirse en estos puntos la Resolución, porque no deben constar en la definitiva resolución administrativa, quedando en ella bien identificada mediante su denominación legal y real.
Pero hay cosas más graves. Resulta que, tanto en el preámbulo de la Resolución como en la descripción del bien declarable, se afirma que el mal denominado “Señorío de Tejada” es “un título nobiliario del Reino de España”. Resulta obvio que esto es completamente incierto: no lo ha sido jamás. No figura incluida esta comunidad de bienes privada en la Guía Oficial de Grandezas y Títulos del Reino, que periódicamente publica el Ministerio de Justicia -aunque puedo estarlo en otros tiempos-. Y es que en todo caso, la competencia sobre la materia nobiliaria, y en particular de las Grandezas de España y Títulos del Reino, corresponde exclusivamente al Ministerio de Justicia del Gobierno de España, y para nada a la Comunidad Autónoma de La Rioja  ni a ningún otro organismo de las Administraciones Públicas. Esas afirmaciones deberían ser suprimidas de cualquier texto o resolución del expediente.
Por la misma razón expresada, para proseguir y concluir este expediente administrativo, creo que el Gobierno de La Rioja está legalmente obligado a consultar, en este preciso punto, tanto al Ministerio de Justicia, que tiene las competencias exclusivas de la materia nobiliaria, como a la Excma. Diputación Permanente y Consejo de la Grandeza de España, que es el organismo oficial que tiene conferidas por el Estado las facultades de consulta e informe sobre todos los asuntos atinentes a los Grandes de España y los Títulos del Reino –que son, pese a quien pese, los únicos nobles que hoy existen legalmente en España-.
Por otra parte, la denominación “Señorío del Solar de Tejada” es inadmisible, ya que la legislación vigente prohíbe expresamente, desde 1812, la existencia legal de cualquier Señorío. Los pocos que hoy se conservan existen solo porque llevan aneja la dignidad de la Grandeza de España, y aparecen publicados en el Boletín Oficial del Estado y en la Guía Oficial de Grandezas y Títulos del Reino. Hoy ni existe ni puede existir, pues, ningún “Señorío del Solar de Tejada” o “de la Villa de Tejada”, aunque históricamente hubiera existido, pues el hecho cierto es que se extinguió legalmente, como tantos otros que quedaron definitivamente abolidos durante el siglo XIX. Más incierto aún es que sea “el único Título de señor colectivo que existe en la actualidad”. Esto es una patraña que no tiene el más mínimo sostén legal, y así el Gobierno de La Rioja no puede reconocer lo que por las leyes nacionales está expresamente prohibido, ni tampoco dar carta de naturaleza a que una mera comunidad de bienes privada venga a ser reconocida a la galana como un Título del Reino, nada menos.
En este mismo sentido, son inadmisibles todas las erróneas menciones que en la Resolución de apertura se hacen a los comuneros, denominándolos “señores de la Ilustre Villa, Antigua Casa y Solar de Tejada”, y “caballeros y damas hijosdalgo”, porque ni lo son ni pueden titularse así sin que medie real decreto u orden ministerial reconociéndoles tal título nobiliario, y que este se publique en el Boletín Oficial del Estado y en la Guía Oficial de Grandezas y Títulos del Reino. Los copropietarios de una comunidad de bienes privada, y esta lo es, no pueden ser denominados sino como los denomina el Código Civil en sus artículos dedicados a las comunidades de bienes, que es lo único que por ahora es el Solar de Tejada. Y no hay en esta ni “caballeros” ni “damas” ni “hijosdalgo” -aparte de aquellos comuneros que tengan la condición legal de nobles, debidamente reconocida por el Rey a través del Ministerio de Justicia-.
A mayor abundamiento, es falso que los actuales comuneros copropietarios seamos “caballeros o damas hijosdalgo”, y que esta comunidad de bienes sea poseedora de un supuesto “reconocimiento de hidalguía colectiva … que ha llegado a nuestros días”. Sin negar que ello pudo ser así en tiempos remotos, esa condición jurídica de nobleza o de hidalguía ya no existe en la España constitucional de hoy, como tiene declarado el Tribunal Supremo en su memorable sentencia de 16 de febrero de 1988 -cuya cita se omite en la Resolución, a pesar de su relevancia-. Según esta importantísima Sentencia firme, en la España constitucional de hoy en día no solamente no existen ya legalmente los hidalgos (clase o estamento legal suprimido a partir de 1836), sino que el Estado solamente reconoce como nobles a los Grandes de España, a los Títulos del Reino, y quizá a los miembros del Real Cuerpo de la Nobleza de Madrid, y de las cinco Reales Maestranzas de Caballería de Sevilla, Granada, Valencia, Ronda y Zaragoza (únicas Corporaciones nobiliarias oficialmente reconocidas desde antiguo, y todavía hoy). El Solar de Tejada ni es una Corporación o institución nobiliaria, ni son nobles ni hijosdalgo sus copropietarios o comuneros. Obviamente, el Gobierno de La Rioja está obligado a acatar y observar lo fallado por nuestro Supremo Tribunal de Justicia.
Además, no puede acreditarse documentalmente que tal antiguo y extinto Señorío haya sido concedido en el año de 844 por el Rey de León, a ningún caballero coetáneo. De la legendaria “batalla de Clavijo”, mejor no hablar. Tampoco es verdad que hoy día sea el Solar de Tejada “el señorío español más antiguo”. Esas afirmaciones, contenidas en el preámbulo de la Resolución, deben ser corregidas y matizadas, al menos explicándolas como antiguas (y respetables) leyendas. Pero nunca dándolas como hechos ciertos. Notemos que en el mismo texto de la Resolución, página 9767, Descripción del bien) se viene a reconocer de manera explícita la falta de veracidad de todas esas afirmaciones, al decir que Tejada es “un Señorío de origen inmemorial”.
Las menciones a la legalidad vigente aplicable, y sobre todo a las sentencias del Tribunal Supremo y del Tribunal Constitucional, recogidas al final del texto de la Resolución, son parciales e inexactas, pero sobre todo no son de aplicación al caso de una comunidad de bienes privada, ni tampoco al caso de una declaración de Bien de Interés Cultural. En este sentido, parece deducirse que, al socaire de esta última práctica administrativa, alguien pretende obtener subrepticiamente del Gobierno de La Rioja una declaración de condición nobiliaria, aunque ello no sea de la competencia autonómica riojana, y por ende sea nula de pleno derecho.
Sí, ciertamente, en el conjunto del texto de la Resolución como del anejo proyecto de Declaración de Bien de Interés Cultural, plenos de inexactitudes históricas y tergiversaciones legales, parecen traslucirse y evidenciarse la voluntad de los promotores de alcanzar y lograr por este medio administrativo autonómico, lo que nunca alcanzarían por la única vía legal existente -la gracia regia-, una declaración de condición nobiliaria y de posesión de un Título nobiliario, que es improcedente porque es muy ajena tanto a una mera comunidad de bienes privada, como a un derecho cuya concesión y reconocimiento legal no son competencia de la Comunidad Autónoma de La Rioja -sino que están expresamente reservados a Su Majestad el Rey, a tenor del artículo 62-f de la Constitución Española aprobada por la Nación en 1978-.
Para obviar tantas inexactitudes legales y jurisprudenciales, y tantas mistificaciones historicistas como aparecen en el texto de la Resolución y del escrito que la causa, creo yo que procede por parte del Gobierno de La Rioja hacer consultas urgentes tanto al Ministerio de Justicia y a la Excma. Diputación Permanente y Consejo de la Grandeza de España, sobre cuanto es atinente a la supuesta condición de Título nobiliario, de Señorío y de hidalguía; como a la Real Academia de la Historia, a la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, y al Instituto de Estudios Riojanos sobre cuanto es atinente a los aspectos históricos y legales del proyecto. De tal modo que el Gobierno de La Rioja, bien asesorado por organismos de la mayor competencia en la materia, evite una situación que, sobre  legalmente mal fundada y abusiva, y  por ende recurrible ante instancia superior –a más de socialmente ridícula-, pudiera llegar a ser escandalosa en términos de opinión pública.
Por todo ello, yo como solariego me opongo a que el Gobierno de La Rioja apruebe la Declaración de Bien de Interés Cultural de carácter inmaterial del mal denominado “Señorío del Solar de Tejada y su Junta de caballeros y damas hijosdalgo” en su actual redacción, ni sin que medien los insoslayables informes del Ministerio de Justicia, la Excma. Diputación Permanente y Consejo de la Grandeza de España, la Real Academia de la Historia, la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, y el Instituto de Estudios Riojanos. Y solamente después, una vez corregidos dichos graves inconvenientes, se continúe el expediente por sus trámites y se acuerde por el Gobierno de La Rioja la declaración de bien de interés cultural de la comunidad de bienes denominada Solar de Tejada, sita en Laguna de Cameros (La Rioja), por ser muy digno su patrimonio cultural de obtener tal declaración de protección.
Para acabar: yo creo que el Solar de Tejada tiene una larga y respetable tradición histórica y bien merece la declaración de Bien de Interés Cultural. Pero para lograrlo no necesita adornarse con títulos supuestos que ni le pertenecen, ni le corresponden; menos aún, haciéndolo mediante falsedades, mistificaciones, tergiversaciones e inexactitudes. Es muy sencillo de comprender: el Solar de Tejada no las necesita, porque su prestigio y su patrimonio histórico inmaterial son ya muy grandes y muy respetables.
Quienes parece ser que sí necesitan adornarse con plumas ajenas son otros sujetos que pululan alrededor de este expediente administrativo: pues está muy bien –o no tanto-, pero, por favor, que lo hagan con sus medios particulares y a su propio nombre, y no sirviéndose tan malamente de nuestro querido Solar de Tejada, al que deberían tener mayores respetos.

Artículo tomado del blog de los Doce Linajes de Soria.

sábado, 4 de julio de 2015

Armorial de la Orden del Águila de Georgia



El proyecto del Armorial empezó en el 2012, cuando hablando con el Gran Canciller de la Orden, don Alfredo Escudero y Díaz-Madroñero, le animé a que realizáramos un libro para la Casa Real de Georgia, un libro que quede en el recuerdo para siempre. Por supuesto que gustó la idea y hablamos después con un maestro en este tema y Heraldo de la Casa Real, don José María Montells, quien ayudó mucho para ver como podíamos realizarlo. En dicho libro aparece la Historia de la Casa Real, la historia de la Orden en cuyo apartado se incluyen las armas de los Caballeros mas sobresalientes además de aquellos que quisieron ayudar en este prometedor, ya realizado, proyecto.

Es a finales del 2014 cuando terminamos todos los diseños, traducciones, etc. Se envió todo a la editorial Romeu, para que ellos terminaran de maquetar dicho trabajo.

El pasado 1 de Julio salió el primer volumen, destinado a SAR el Príncipe Davit, el resto lo están recibiendo los que lo han adquirido.

Es una obra imprescindible para todas las Damas y Caballeros de la Orden, sin duda para conocer mas acerca de la Casa y la Orden a la que pertenecen. Es también de obligada compra para todas aquellas personas interesadas en la Heráldica, Nobiliaria y en Casas Reales.

El libro tiene una medida de 32,5 cm de alto  x 23 cm de ancho, 3 idiomas, Georgiano, Inglés y español, tapa dura, grabado en oro y papel de la mejor calidad. 516 páginas.

Si alguien está interesado en algún ejemplar puede comprarlo en este enlace

A continuación adjunto algunas imágenes, espero sean de vuestro agrado...













jueves, 25 de junio de 2015

ALMUERZO EN HONOR DE SU EXCELENCIA EL EMBAJADOR DE LA REPÚBLICA DE MALTA

El 24 de junio, festividad de San Juan Bautista, la Academia Melitense ofreció su ya tradicional almuerzo anual, en esta ocasión en honor del Embajador extraordinario y plenipotenciario de la República de Malta en España, S.E. Mark Anthony Micallef. El acto tuvo lugar en los salones de la Real Gran Peña de Madrid.

Previamente al almuerzo, el profesor Dr. Vizconde de Ayala, Rector de la Academia Melitense, pronunció un discurso en honor del Embajador, en el que resaltó los fuertes vínculos históricos que unen al Reino de España con Malta. Tras el discurso de ofrecimiento, el mismo Rector Vizconde de Ayala, hizo entrega del diploma y de la insignia de Académico al Embajador Micallef.


Tras la entrega, el Embajador Micallef pronunció unas palabras en las que hizo constar el honor que supone para él el ser recibido como Académico, agradeciendo a todos los Sres. Académicos presentes su elección, y resaltando a su vez los lazos que unen a España y a Malta.


Posteriormente se sirvió un almuerzo al que acudieron, entre otras personalidades, D. Alfredo Leonard Esq., el profesor Dr. D. Rafael Feria, el Marqués de Monasterio, D. Manuel Queipo de Llano, el Duque de Maqueda, D. Adrián López de Losada, el Cónsul D. Javier García-Bernal de la Cuesta, D. Felipe de Grado Gascón, D. Claudio Chaqués, acompañado de su esposa la Condesa von Vöhringer, y D. José Luis Basanta Otero.


martes, 23 de junio de 2015

SU GRACIA EL DUQUE DE WESTMINSTER, KG, RECIBIDO EN LA MAESTRANZA DE CABALLERÍA DE CASTILLA

El pasado día 20 de junio Su Gracia el Nobilísimo Mayor General Don Gerald Cavendish Grosvenor, Duke of Westminster, Barón de Eaton, Baronet, Caballero de la Nobilísima Orden de la Jarretera, Compañero de la Honorabilísima Orden del Baño, Comandante de la Real Orden Victoriana, Oficial de la Muy Excelente Orden del Imperio Británico, Lord Teniente de Cheshire, Canciller de la Universidad de Chester, Vicepresidente Honorario del Royal United Services Institute, Vicepresidente de la Royal Society of Saint George, Caballero Gran Cruz del Cuerpo de la Nobleza del Principado de Asturias, Antiguo Miembro de la Cámara de los Lores, Par del Reino Unido, ha sido recibido como Caballero Maestrante en la Maestranza de Caballería de Castilla.
El solemne acto ha tenido lugar en la ciudad de Londres, capital del Reino Unido, donde el Diputado Decano de la Maestranza, el Vizconde de Ayala, le entregó las insignias y carta patente en nombre de la Junta de Gobierno de la Maestranza castellana.
El Vizconde de Ayala dirigió unas palabras a los asistentes, destacando que la Maestranza de Castilla ha tenido siempre un carácter internacional, como acredita su condición de Organismo Consultor de las Naciones Unidas, queriendo desde sus orígenes reunir tanto a los miembros de la más acrisolada Nobleza histórica española, como a la Nobleza de otros Reinos y Estados de la Europa.

Al recibir el diploma y las insignias de tal Caballero Maestrante, Su Gracia el Duque de Westminster fue recibido en la Maestranza de Castilla, siendo apadrinado por D. Alfredo Leonard y por el Dr. Frederick Price MBE.
Tras estas ceremonias, Su Gracia el Duque de Westmisnter, pronunció unas sentidas palabras con las que agradeció a la Junta de Gobierno de la Maestranza el haberle recibido como Caballero Maestrante, destacando el gran honor que supone para él y su Casa y Familia esta vinculación con España, donde posee importantes propiedades.


Tras la intervención de Su Gracia tuvo lugar un entrañable y grato almuerzo de hermandad en el que se brindó por S.M. Británica y por S.M. Católica. Al acto acudieron, entre otras personalidades, S.E. Mark Anthony Micallef, Embajador de la República de Malta en España, D. Alfredo Leonard Esq. CPA, el Dr. Frederick Price MBE, el Dr. Allen San Ginés Krause, D. Carlos Franco Suanzes, D. José Luis Basanta y Otero, el Dr. Carlos Jurado Cabañes, D. Luis de Cevallos-Escalera Gila, D. Francisco de la Peña, D. Jorge Bernaldo de Quirós, D. Philip Bonn, D. Felipe de Grado, D. Claudio Chaqués, acompañado por su esposa la Condesa von Vöhringer, y D. Gregory Kirby MBA, Vicepresidente de la Royal Society of St. George.